domingo, 1 de junio de 2008

Aquellos maravillosos años...

Para esta entrada robo el título de aquella antigua serie de televisión por su parecido con la realidad. En días de lluvia, grises y nublados, víspera de exámenes... con cierta nostalgia uno se pone a buscar en el baúl de los recuerdos y abre una caja de pandora emocional. Gracias a mi familia que desde pequeño me ha sacado al monte, siento ahora está pasión por la montaña, la escalada, la aventura, la naturaleza...

Todo empezo en el año 1986 cuando con tres añicos, mis padres, ya me llevaban a hombros por el Pirineo. Junto a mi hermana, descubríamos un medio terriblemente bonito que nos cautivaría hasta hoy. Nos enseñaron a querer a la montaña, a valorar su Historia y el valor del romanticismo a través de la Literatura y del conocimiento físico del medio. Siempre nos han apoyado y empujado hacia una vida al aire libre y natural, conocedores de todos los beneficios que la montaña tiene sobre nosotros.
Desde aquí solo puedo agradecerles que sean como son, los mejores ;-)


Un saludo y hasta la vista alpinistas

13 comentarios:

Fer dijo...

Es de bien nacido ser agradecido.
Estupendo tributo a los que te empujaron adonde ahora estás.
Slds.

Pekas dijo...

Pues si señor.... aquellos maravillosos años... :-))))

En mi caso... mi madre no hacia monte.. ni le gustaba... y como viviamos en un barrio... "chungo"..
lo mejor que pudo y supo hacer para alejarme del "lado oscuro"... fué meterme en un grupo que hacia salidas a la montaña... y con 9 añicos.. ea... p'al monte... y que cansado era ..juerrrrrrrrrr...
:-)))))))

Es de ley ser agradecido... :-)))

( por cierto... gracias de nuevo...
:-)))))))) ud. ya sabe porqué...
:-))))

FreeClimber dijo...

Hola, no conocía tu blog, he entrado para agradecerte tu comentario en el mío y ya he leído tus últimas entradas/aventuras.

Te agradezco tus palabras de ánimo y espero poder leerte amenudo.

Un saludo.

Juan korkuerika dijo...

Fer: creo que saber reconocer el esfuerzo de alguien es fundamental para la vida... por decisión propia pero se lo curraron...
Pekas: ¿tu ama parece que no lo hizo mal no??? menudo fanático creó jejejeje los pasos de un crio es lo que tienen, que son y avanzan la mitad...
Free climber: lo dicho hacia delante siempre, hacia atrás solo para coger impulso... por aquí estaremos... espero dar guerra durante un tiempo jejejje
Un abrazo y hasta la vista alpinistaaaassss

ioz dijo...

Vaya pinta de fiero tienes en la primera foto con el palo jjjjj
A mi de pequeño, sin embargo, no me gustaba para nada el monte. Iba xq mis padres me llevaban. hasta los 18 no empecé a cogerle el gustillo a la montaña, y ahora me voy a ella en cuanto puedo jjjj.
aún tengo una foto de peque en la q salgo llorando en un monte porque volvimos por un camino más largo q el de subida jjjj.
q tiempos!!!

Juan korkuerika dijo...

Jjajajjaa Iñaki quién lo diría... porque ahora no sales de ella...
Yo quiero ver esa fotooooooooooooo ;-D jajajajajja
Hasta la vsita alpinista

soneman dijo...

¡Enhorabuena por el blog, Juanico! ¡Y por la recuperación, Makinika....! Seguro que nos vemos pronto. Recuerda la Pedra, que nos tenemos que bajar para allá...

¡Un abrazo ya seguir así!

Juan korkuerika dijo...

Aupa Soneman... por lo pronto este finde igual nos vemos en Riglos... he hablado con Chuco a ver si hacemos planes... y pongo caras a los compis blogescaladores jejejje
Hasta la vista alpinistaaa

Ignacio Bermejo dijo...

Qué bonita historia. He llegado aquí ras descubrir que eres un glotón de croquetas y me he encontrado con esta historia tan entrañable. Ma ha encantado pasar por aquí.
Un abrazo.

Juan korkuerika dijo...

Me alegro de que te haya gustado Ignacio... ahora ya sabes que por aquí estaremos para cuando quieras...
Un saludo y hasta la vista alpinista

Amapola dijo...

Que suerte poder disfrutar de tan hermosas vistas....ssludos.

Breuil dijo...

Me encantó la historia. Nosotros también intentamos que nuestra hija aprecie el entorno en el que vive. Por aquí tenemos cientos de abrigos (en roca arenisca) con arte rupestre.
El premio será, no que nos lo agradezcan, sino que nuestros hijos lleguen a disfrutar tanto como nosotros.
Enhorabueno por su página.

Juan korkuerika dijo...

Seguro que sí Breuil, porque no falte un paisaje en nuestras vidas...
Hasta la vista alpinista