viernes, 6 de julio de 2018

Un Aigualluts muy especial

Para mí el valle de Benasque no es un sitio cualquiera, un destino de vacaciones o unas montañas que me encantan. Para mí el valle de Benasque es el lugar que me ha visto crecer, es un terreno que he recorrido con mis padres y hermana desde los pocos meses de vida. Es un pueblo al que amo, un paisaje que me enamora y un rincón del Pirineo que me ha curtido como persona. Infancia inocente, niñez traviesa, dura adolescencia y ya en la época adulta, cuando trabajaba en el Parque natural Posets-Maladeta el destino me regaló a Patricia y catorce años después me veo con mis padres, con Patricia y con Oier subiendo al paraje más mítico y turístico del valle de Benasque, el Forau de Aigualluts en el que Oier tiene su primer contacto con los glaciares del Pirineo, las cimas de tresmil metros y el Aneto, un pico que sin ser el más interesante del Pirineo tiene muchas historias en mi historia vital. El caso es que fue un lujo de excursión en familia y Oier se portó como un jabato ;-)
Un saludico y hasta la vista senderistas;-)

El Vallecillo, el ojo del Cabriel y la cascada de San Pedro

Nieves me recomendó hace días esta excursión por la serranía de Albarracín y como tiene buen criterio le hacemos caso. Desde Calamocha nos acercamos al pueblo El Vallecillo donde nace el río Cabriel y donde se encuentra la cascada de San Pedro. Un recorrido bonito e interesante con un montón de sitios chulos para darse un chapuzón. Realmente un sitio muy recomendable ;-)
Ojo del Cabriel
Cascada de San Pedro
Ya en Calamocha intentamos animar a una Selección que ha dado más pena que gloria en este Mundial Rusia 2018
Un saludico y hasta la vista senderistas ;-)

miércoles, 4 de julio de 2018

Calamocha en flor

Toca la hora de recoger los bártulos y esperar destino. ¿Adiós? Esperemos que no y que sea un hasta luego. De momento nos quedaremos con las gentes del Jiloca que nos han tratado de maravilla  y con unos paisajes que hemos podido conocer gracias a la bicicleta y a unos paseos bonitos que nos hemos dado con Patri y con Oier. Sorprendente lo bonita que se puso la llanada de Calamocha, el pantano de Lechago y la ribera del Jiloca en primavera. Un lujo para los sentidos.
Pantano de Lechago
Ribera del Jiloca
Puente romano de Luco
Llanada de Calamocha
Conseguido el objetivo de un Peñón del soldado al mes. Al final me llevo una docena de Peñones en el bolsillo. Espero seguir acumulando cimas de una montaña que me resulta muy atractiva ;-)
¡Un saludico y hasta la vista ciclistas!