sábado, 5 de octubre de 2019

IV Btt Tierra Estella Epic

Hace unos meses solo veía el presente entre papeles de oposición. Estudiaba con ilusión pero sabía que de no sacar la plaza el bofetón sería tan fuerte que me tiraría al suelo. Tanto estudio no era bueno y mi estrategia fue buscar retos para, tras quedarme vacío al acabar, no caminar por la vida sin un objetivo-reto concreto. Eso me ayudaría a centrarme e ilusionarme de nuevo, a volver a hacer deporte después de un parón importante y a tener una buena excusa para entrenar y entrenar.

Así pues el día que abrían inscripciones de Tierra Estella Epic fui uno de los tropemil motivados que recargaban desde el minuto uno la web para poder inscribirnos. A la media hora lo conseguí y en treinta minutos más ya se habían acabado las plazas. ¡Era un afortunado!
Con el objetivo de la temporada ya definido tocaba planificar entrenamientos y buscar algunos test que me sirvieran para conocer el estado de forma en las carreras. 
Así pues me inscribí en:

Las cosas habían ido bien y muy bien así que el día de Tierra Estella Epic iba a ser gozar y gozar. Tenía muy buenas sensaciones y me veía bien. Así pues llegamos Ignacio y yo a Estella. Nos alojamos en el Hostel Agora con un 9.6 en Booking y unos anfitriones majos majos. Ambiente ciclista y peregrino, todo superlimpio, desayuno rico rico y las habitaciones muy cómodas. Realmente un sitio absolutamente recomendable para dormir en Estella. ¡A nosotros nos encantó! Al día siguiente recogida de dorsales y a darle duro.
Detalles de una prueba cuidada al máximo.
Nervios a flor de piel, visita al baño tres veces, charrada para aquí y para allá y llega la hora de la verdad. El speacker de lujo, el mismo que el de la Vuelta, nos anima y nos calienta. 3, 2, 1 Gooooooooooo... Ritmo medio que el día es largo. La gente anima, siempre voluntarios en los cruces chungos, pero sobre todo singletrack, mucho singletrack ¡BRUTAL TOTAL! Recorrido exigente y rompepiernas.
En el avituallamiento de Villatuerta Ignacio y JR me esperan, me animan y me cuidan. Qué gusto tener asistencia y no estar solo jjjj Sigo la marcha y del 50 al 60Km medio crisis y se me empieza a hacer dura, dura, dura, pero salimos de ahí y seguimos. Recuperamos y más madera...
Al llegar a meta felicidad máxima. Buena rosca en las patas pero la satisfacción de haber conseguido completar un recorrido exigente. Algo impensable hace un par de años. Tuve la suerte de que me dieran el premio Epic Rider a la historia de superación. Las diferentes lesiones de hombro me obligaron a dejar la escalada y el alpinismo y eso fue un drama pero de todo se aprende y lo que no te mata te hace más fuerte. Pensaba que no volvería a hacer deporte nunca y al final la bicicleta me ha devuelto ese punto de motivación, de ilusión y de locura. Nada hubiera sido posible sin la ayuda de Patri, Oier, familia y amigos varios, en especial Ignás, que siempre han estado ahí animándome a seguir hacia delante.
A la tarde noche paseico por Estella disfrutando del carácter medieval del pueblo. 
Realmente merece una visita, dos y más.
En definitiva uno de los mejores eventos deportivos en los que he participado. Txuma Aduenza, Íñigo Labat y su equipazo se lo curran mucho, mucho. Ilusión a raudales, detalles en todo, cuidados de los participantes, voluntarios de lujo, comida rica, equipación, masaje, mecánicos en carrera, recorrido muy top y con mucho trabajo... No sé, cualquier cosa que podamos decir seguramente se quede corta para lo que es uno de los mejores Bike Marathon de España (por lo que dicen los que participan en muchos) Yo desde luego he alucinado con el montaje. 
Por todo eso ENHORABUENA TIERRA ESTELLA EPIC, sois grandes ;-)
Un saludico y hasta la vista ciclistas ;-)

sábado, 21 de septiembre de 2019

IV Btt Irati Xtrem 2019

Superevento de la Btt. Una prueba espectacularmente bonita con muy buen rollo en la que aunque hubo bastantes atascos incómodos al principio en cuanto se descongestiono pudimos rodar al gusto por pistas, senderos pero sobre todo por bosques. Aquí os dejo el Vídeo Oficial.

El caso es que el inagotable Ignacio me acompaña en esta aventura que empieza con aventura. Avería de la furgo que después solucionaríamos con más suerte que otra cosa para poder volver a casa. En Otsagabía nos instalamos, recogida de dorsales y respiración de motivación máxima. La fama acompaña al evento y todo cuidado al detalle. A la noche descanso y al amanecer chispeando y augurando sufrimiento. 
La salida de la carrera es un hervidero de motivación, nervios, concentración y charradas. Llega la hora de la verdad y una de las carreras para las que hemos estado entrenando. Le dicen no competitiva pero cada uno competimos con nosotros mismos. En mi caso el objetivo acabar ;-) Poco a poco los kilómetros se suceden y cierto que es que las bajadas son trepidantes. En especial la última en la que de nuevo me pongo a rueda de buenos bajadores y me trazan a la perfección pues a mí me queda mucho por aprender... 
En definitiva una prueba de diez que me deja un recuerdo buenísimo y que no resulta tan dura como la fama que tiene. O a mí así me lo pareció ;-)
Un saludico y hasta la vista ciclistas ;-)